Cake Pops con Nutella

  • Cake Pops
    con Mascarpone

  • Cake Pops con Nutella

  • Cake Pops con Oreo

  • Cake Pops con Galleta

  • Cake Pops con Brownie


  • "Cake Pops con Nutella"

    Cake Pops con Nutella


    Una de las recetas que más éxito tienen dentro de todas las que existen para hacer cake pops es esta que ahora os vamos a mostrar. La Nutella le da un toque de sabor espectacular.

    Ingredientes:

    - Bizcocho, 200 gramos
    - Nutella, unos 90-100 gramos
    - Chocolate para fundir, media tableta
    - Palillos
    - Decoración al gusto




    Preparación:

    Para esta receta vamos a emplear un bizcocho que no sea de chocolate, para darle contraste al sabor de la Nutella y que no quede demasiado cargado de chocolate. Si prefieres usar un bizcocho de chocolate, puedes hacerlo, pero ten en cuenta que el sabor será más intenso. Con esta receta haremos unos 10 cake pops.

    Como siempre, empezaremos desmigando por completo el bizcocho, que en nuestro caso usaremos uno casero que teníamos ya preparado, pero puedes emplear uno del supermercado, no hay problema. Es importante desmigarlo totalmente, sin que queden trozos grandes.

    Una vez hayamos hecho el paso anterior, vamos a añadir la Nutella al bizcocho desmigado y vamos a mezclarlo pacientemente hasta que quede una mezcla bien integrada. Cuanta más Nutella añadas, más sabor tendrán los cake pops, pero es interesante conseguir un buen equilibrio entre sabor y textura, por lo que hay que intentar no saturar demasiado el bizcocho.

    Cuando tengamos la mezcla lista, haremos las bolas con la misma. Si puedes emplear un molde de cake pops, conseguirás que salgan todas del mismo tamaño, pero si no tienes puedes usar el método de toda la vida, las manos, pero intenta que queden bolas más o menos similares. Cuando las tengas todas listas, las metes en la nevera sobre unos 45-50 minutos.

    Cuando pase ese tiempo, pasaremos a fundir el chocolate con el que cubriremos los cake pops, para lo que puedes emplear tanto chocolate blanco como negro, depende de si quieres dar un contraste mayor o menor en el resultado final. Fúndelo pero no demasiado, lo justo para poder mojar las bolitas en el mismo.


    Primero mojamos las puntas de los palillos en el chocolate fundido, y los vamos clavando en las bolitas, hasta la mitad más o menos. Cuando acabes déjalas unos minutos en el frigorífico, para que se endurezca el chocolate y quede bien clavado el palo. A continuación saca las bolas, remójalas en el chocolate fundido, escurriendo el sobrante, y ponlas sobre un corcho o alguna base dónde queden de pie. Añade por encima la decoración que quieras emplear, si quieres usar alguna, y las metes en la nevera hasta que las vayas a servir, para que se compacten bien.