Cake Pops con Oreo

  • Cake Pops
    con Mascarpone

  • Cake Pops con Nutella

  • Cake Pops con Oreo

  • Cake Pops con Galleta

  • Cake Pops con Brownie


  • "Cake Pops con Oreo"

    Receta de Cake Pops con Oreo


    A continuación os vamos a mostrar cómo preparar unos cake pops con Oreo, una delicia que encantará a los que disfruten con el sabor de las galletas Oreo.



    Ingredientes:

    - Galletas Oreo, 300 gramos
    - Nutella, 150 gramos
    - Chocolate para fundir para la cobertura
    - Palillos
    - Decoración al gusto




    Preparación:

    Estos cake pops son especiales tanto por su sabor como por su textura, ya que las galletas Oreo le dan un sabor muy rico y característico, y a la vez una textura crujiente que hacen de ellos unos cake pops agradables de comer. Como verás si sigues leyendo, su preparación no tiene nada de especial, pero el resultado merece la pena.

    Lo primero que hay que hacer, como ya es habitual en estas recetas, es machacar lo mejor posible las Oreo, intentando que no queden trozos que puedan molestarnos a la hora de dar forma a las bolitas. Usa una trituradora si quieres machacarlas bien.

    A las galletas trituradas le añadiremos después la Nutella, más o menos la mitad de cantidad que de galletas se hayan empleado. Puedes variar esta cantidad en función si te gustan los cake pops más o menos sabrosos y con una textura más o menos blanda, pero intenta que el resultado sea una masa con la que hacer bien las bolas y no se vengan abajo. Mete las bolas en la nevera durante al menos una horita para que se compacte la masa lo mejor posible.

    Cuando pase esa hora, derretiremos el chocolate para fundir, pero sin fundirlo demasiado, lo suficiente como para poder cubrir después las bolas. Puedes emplear chocolate negro o blanco, según tu gusto. En ese chocolate ya fundido, vamos a mojar las puntas de los palitos para los cake pops, y los pinchamos luego en cada bola hasta la mitad, y las metemos en el frigorífico unos minutos.


    Una vez se haya secado el chocolate ya tendremos el palillo bien sujeto a la bola, así que procedemos a mojarlas todas en el chocolate fundido, escurriendo el sobrante bien. Colocamos sobre un corcho o alguna base dónde poder pinchar los palillos, y adornamos por encima con virutillas de colores o lo que nos apetezca, y por último dejamos enfriar en la nevera hasta la hora de servirlos.